Gastro

“Dips gourmet” en la terraza de Martinete

Por  | 

El finger food está de moda. Y más con la llegada del buen tiempo, cuando  apetecen cenas más informales o tomar algo ligero con la copa o la cerveza. Por eso en Martinete (Plaza del Marqués de Salamanca, 9), un restaurante que ha creado tendencia gracias a una cocina distinta y versátil, han diseñado una carta de dips gourmet pensada para compartir y picotear en su terraza de verano en horario de entre servicios. Productos selectos –como cerdo ibérico, gamba blanca o vieras, patatas y pulpo gallegos- que se acompañan con originales salsas y guarniciones de “toma pan y moja” diferenciando sus propuestas de los dips tradicionales.

brocheta de ibérico y piña a la brasa con salsa picante de frutos secos

Entre ellas destacan, por ejemplo, las patatas Madrid-Lima, que se sirven con huevas de arenque, salsa brava y huancaína; la brocheta de ibérico y piña a la brasa con salsa picante de frutos secos; la tempura de vieiras y verduras acompañada de salsa ponzu a la naranja sanguina y hierbas; las empanadillas chinas de gambas de Huelva al  amontillado y las cortezas de pulpo, que se dipean en una emulsión suave de plancton marino. En definitiva, platos originales y sorprendentes, cuyos precios oscilan entre los 7 y los 9 € y que se sirven de 17:00 a 21:00 h

foto martinete

LA TERRAZA MÁS ESPECIAL DE LA MILLA DE ORO

La carta de dips de Martinete es ideal para acompañar en el after work o antes de cenar con su extensa carta de bebidas –en la que no faltan mojitos, daiquiris, dry Martinis, las ginebras y botánicos más especiales del mundo y vinos de todo tipo por copas- y, especialmente, para tomar en su terraza de verano. Una terraza alfombrada y cubierta por amplios toldos, que cuenta con capacidad para 30 comensales y que está ubicada en la Plaza del Marqués de Salamanca en su confluencia con Ortega y Gasset. 

Aquí, en las comidas y cenas se puede disfrutar al aire libre de la cocina de Martinete, que aúna la excelencia del producto de temporada, la técnica más depurada y la creatividad sin estridencias en platos como el salmorejo con helado de ajo blanco, la ensalada de langostinos tigre con ceviche de tomates, la coca de sardinas con sanfaina de verduras, la brandada de bacalao con calabaza o el cordero a baja temperatura con cous-cous de verduritas. 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *