El maridaje o el acompañamiento de un buen vino con la comida es una tendencia que cada día crece más y que lleva varios años de moda. Y es que en casi cualquier comida, cena o evento familiar y profesional es esencial saber escoger un buen vino tinto o blanco para acompañar los diferentes platos y recetes. Además, hoy en día, gracias a internet y la posibilidad de comprar vinos online cualquier persona puede apreciar las propiedades de una bebida tan famosa como el vino e intentar emular a un sommelier o sumiller mezclando diferentes variedades de vino durante las comidas.

Un-vino-para-cada-comida-queso

H2 Quesos y vinos, toda una cultura

Dentro del maridaje existen determinadas armonías y ciertas combinaciones que es conveniente respetar para mejorar el resultado final de la mezcla de vino y comida. Por ejemplo, dentro del mundo del vino es muy habitual la mezcla de un postre como son los quesos con un vino blanco, o incluso en función del tipo de queso con un tinto o un rioja. Acertar con un buen vino blanco o tinto y disfrutar del sabor que produce en el paladar mientras se disfruta de un postre tan característico de nuestro país es una experiencia para los sentidos.

Además, los quesos son una parte fundamental de nuestra cultura y mucha gente los toma a todas horas, no solo en forma de postre y pinchos, sino también como entrantes o plato principal en la cena. Por ello, y para llevar la experiencia del paladar a otro nivel es bueno tener unas nociones básicas sobre cómo mezclar un buen vino tinto o blanco con tal o cual queso.

maridaje queso y vino

Vinos online: recomendaciones de sabores con los quesos

La pregunta es, ¿cómo conozco esas armonías y equilibrios para poder mezclar vinos reserva y comidas de forma correcta y sin perder sabor ni potencia? La clave para escoger un vino blanco o tinto y acertar de pleno con los quesos es saber de qué están hechos, y es que no es lo mismo un curado manchego, que un queso de cabra, un queso fuerte como el de Cabrales, o uno suave como la Tetilla gallega, hecho de leche de vaca.

El sabor, la textura y mismo el color cambia, y aunque en teoría en el maridaje casi todo vale y se pueden hacer las mezclas que uno desee ya que es en parte una cuestión de gustos, lo cierto es que no que no viene mal conocer y seguir las siguientes normas.

  • Es conveniente mezclar el queso de cabra con vino blanco, en especial, aquel que sea seco y de sabor afrutado.

  • En cuanto a los quesos de pasta prensada pueden ir acompañados de vinos reserva que tengan un sabor ligero ya que de esta forma se aprovecha todo el sabor del queso.

  • Por otro lado, los quesos azules se suelen asociar con tintos que tengan fuerza y sean estructurados, pero que no tengan mucho ácido tánico. Si tomamos un queso azul en forma de aperitivo encaja con un buen vino generoso como un Oporto, o un D.O. Montilla-Moriles tipo Pedro Ximénez.

  • Si el queso va acompañado con foie-gras se puede optar por un vino blanco dulce tipo “Sauternes”.

Finalmente, es recomendable no tomar un queso de mayor sabor que el vino ya que el queso favorece el proceso gustativo al diluir los taninos, de esta forma, se puede apreciar todos los matices y aromas del vino.

¡No olvides hacer comprar vinos online y hacer tus propias mezclas!