Metro de Madrid ampliará, a partir del 1 de abril, el horario de acceso de bicicletas a la red del suburbano con el objetivo de fomentar en la región el uso del transporte público y de la bicicleta en detrimento del coche, reforzando así la apuesta de la Comunidad de Madrid por la movilidad sostenible.
Hasta ahora la entrada con bicicleta en la red de Metro sólo podía hacerse sábados, domingos y festivos a lo largo de todo el horario de servicio del suburbano, y de lunes a viernes de 10:00 a 12:30 y de 21:00 hasta el cierre de servicio. “La nueva propuesta incluye todas las horas del día excepto las horas punta (7:30-9:30, 14:00-16:00, 18:00-20:00), es decir, 6,5 horas más al día, evitando los momentos en que se registran mayor número de viajeros en los trenes”, dijo.
bicisss
El personal de la estación facilitará el acceso de los viajeros con bicicleta a través de los portones o pasos para personas de movilidad reducida que existen en los vestíbulos de las estaciones de Metro. Cada viajero podrá portar una única bicicleta, y, en caso de que se produzca algún acontecimiento extraordinario en la red, que dificulte el tránsito y la movilidad de personas dentro de las instalaciones fuera de las horas punta, el personal de las estaciones podrá impedir el paso de las bicicletas en aras de asegurar la movilidad dentro de la red.
bicis

Un correcto uso de la bicicleta en Metro

El consejero de Transportes detalló algunas de las normas que debe cumplir el ciclista cuando se mueva con su bicicleta por las instalaciones y en los vagones de los trenes de la red de Metro de Madrid. Así, los ciclistas, tal y como sucede ahora, no podrán conducir su bicicleta dentro de las instalaciones de la red y tendrán que realizar sus trayectos en los coches más cercanos a las cabinas de conducción, permitiéndose únicamente dos bicicletas por coche. Es decir, podrán situarse tanto en el primer coche del tren como en el último, y sólo se permitirá el acceso de dos bicicletas por cada uno de estos coches. Con estas medidas se asegurará que los viajeros transiten por las instalaciones y los trenes con la máxima seguridad, como ha sucedido hasta el momento.
Los usuarios sí podrán transportar sus bicicletas en las escaleras mecánicas, pasillos rodantes y ascensores, siempre que el grado de ocupación de dichas instalaciones lo permita y sin ocasionar molestias a otros usuarios. El viajero portador de bicicleta será responsable de la custodia y cuidado de la misma, evitando en sus desplazamientos cualquier molestia al resto de usuarios.
Finalmente, como hasta este momento, las bicicletas que vayan plegadas (así como las bicicletas infantiles), tendrán la consideración de bultos de mano, rigiéndose por su propia normativa al margen de la nueva reglamentación del resto de bicicletas.
“En definitiva se trata de que los usuarios de bicicletas tengan la posibilidad de combinar sus trayectos con el uso del Metro, facilitándoles el acceso a zonas verdes, o carriles bici prácticamente a cualquier hora del día, pero también otro tipo de desplazamientos relacionados con el ocio o los viajes por motivos laborales”, dijo Cavero.