El 24 de febrero a las 20.00 horas, El Huerto de Lucas (San Lucas, 13) acoge un espectáculo del bailaor flamenco Rafael Amargo quien presenta, junto a su grupo de baile, “FLAM ECO, Vuelta a los orígenes”, un show muy cercano a nuestra filosofía, una mezcla del flamenco y lo ecológico: el baile nacido desde la raza, la pureza, la raíz.
El evento consistirá en una cena + espectáculo, por tanto para asistir será necesario hacer previamente una reserva de mesa a través del email: hola@elhuertodelucas.com
Antes de disfrutar de su arte, charlamos con Rafael Amargo sobre la relación entre el flamenco y lo ecológico.
Rafa, ¿qué te liga a lo ecológico?
Siempre he tenido una sensibilidad muy cercana a lo ecológico. Pienso que el mundo debe empezar a concienciarse y movilizarse por este tipo de hábitos. Pero principalmente estoy ligado a lo ecológico por la amistad que me une con Pilar Muñoz-Calero, promotora del Huerto de Lucas, ya que fue ella la que me introdujo a amar más de cerca este concepto de vida. Un concepto que no debería ser una moda sino una conciencia real porque el cuidado del cuerpo se traduce en salud en confort e incluso en el lujo personal.
¿Está el arte concienciado con la ecología?
El arte sí podría estar concienciado con la ecología a priori, pero más que unir el arte a la ecología deberíamos entender este concepto como una cuestión humana básica traducida en salud, ya que es lo más importante, el resto de cosas en la vida es secundario. El arte debería ser también ecológico, por ejemplo los artistas deberían pintar con pintura ecológica o los escultores deberían de trabajar con tornos que no tuvieran químicos.
¿Por qué “flamenco eco”?
Flamenco eco porque tanto este arte como el de la alimentación ecológica están exentas de aditivos y contaminación. Ambas son puras, vienen desde la raíz, no están contaminadas. A mí cada vez me gusta más hacer un flamenco menos contaminado de otras artes, en las artes hay que ir a la esencia y a la pureza al igual que en el cultivo de los alimentos, deben ser ecológicos, biológicos.