El juego de seducción y sexo desbordado entre Christian Grey y Anastacia Steele en la trilogía ‘Cincuenta sombras de Grey’, ha llegado no solo para encender la pasión femenina, sino para despertar a la industria editorial que hoy encuentra en la literatura erótica su ‘sex appeal’. Novelas románticas con alto contenido sexual que vuelven a poner de moda un tipo de literatura en la que el lujo, el glamour, la pasión y los escenarios paradisíacos son los verdaderos protagonistas. Hsm os propone una selección de los títulos de este género que hacen furor este otoño.

La sumisa insumisa, de Rosa Peñasco. (Editorial Suma de Letras) Narra las aventuras de Paula, una mujer en plena crisis de los treinta, ajetreada, trabajadora free lance, urbana, curiosa e inocente. Sin saber nada del tema, Paula termina enredada en un evolucionado juego erótico-cibernético, primero en una red de chats de sexo y después, en la relación sadomasoquista a la que la arrastra, poco a poco y con paciencia y maestría, Amo Sapiens, un hombre que busca desesperadamente a su sumisa a través de Internet.
No te escondo nada, de Silvia Day. (Editorial Espasa) Novela cuya portada recuerda mucho a la de “Cincuenta sombras”, y al igual que ésta es el primer título de una trilogía llamada Crossfine. Narra las aventura de Eva en una nueva ciudad, un nuevo trabajo y una nueva relación que la hará tan feliz como desdichada. Gideon, su pareja, disfruta de una vida llena de lujos, consigue todo lo que desea y está rodeado de mujeres hermosas que suspiran por conquistarlo.
Cada gota en tu vida, de Yolanda Saenz de Tejada. (Editorial Alienta)  Cuatro mujeres unidas por una fuerte amistad, que urden un juego erótico con el único objetivo de presionar los límites de su cotidianidad  Cada primer jueves de mes quedan para contarse su vida mientras cenan y se van de copas. En una de estas citas, Carmen decide proponer a sus amigas un juego sexual en el que tengan la posibilidad de poner a prueba su “yo oculto”.
 Treinta noches con Olivia, de Noé Casado. (Editorial Esencia). Su protagonista es una mujer que reside en un pequeño pueblo de Burgos y quiere dar un giro a su monótona vida buscando nuevas experiencias. La oportunidad de dar rienda suelta a sus fantasías se le presenta cuando aparece Thomas, un inglés estirado y prepotente al que Olivia no soporta, pero que ejerce sobre ella una fuerte atracción. Las cosas se complican hasta tal punto que lo que iba a ser un apacible mes de agosto desemboca en un tormentoso y ardiente verano, en el que tanto Olivia como Thomas descubrirán que nadie es lo que parece.
Quédate a mi lado, de Noelia Amarillo. (Editorial Terciopelo) Esconde una preciosa historia de amor entre Jared, un príncipe azul vestido de harapos, un héroe muy distinto a lo que estamos acostumbrados en las novelas románticas de hoy en día, y Nuria o Nur, como se la conoce entre sus amigos literarios, una jovencita incrédula, al principio, que aprenderá a confiar, a ver más allá de la primera imagen y a querer, ansiar, desear conquistar ese corazón tan orgulloso pero al mismo tiempo bondadoso.
Pecadores, de Olivia Clunning. (Editorial Ediciones B) La historia habla de Brian Sinclair un hombre muy sexy, y uno de los mejores guitarras de rock. Su banda de heavy metal, los Sinners (Pecadores), no puede vivir sin su inspiración. Pero anda deprimido desde que una groupie le fue infiel con Sed, el vocalista…, el chico que las enloquece a todas. Myrna Evans es psicóloga y especialista en sexualidad humana. Brian y Myrna acaban coincidiendo por azar en el bar de un lujoso hotel de Chicago. Y la chispa de la pasión mutua estalla sin remedio, llevándoles a sumergirse en un maratón de encuentros sexuales en los que la pasión es desenfrenada, y donde todo está permitido. Hasta que, inesperado y poderoso, surge también el amor…