Los amantes de la nieve están de enhorabuena. La borrasca Nelson ha dejado al país tiritando, repleto de lluvia y ahora sí, de nieve de buenísima calidad. Así que esta Semana Santa y debido al temporal, toca cambiar la playa por la montaña. ¿El destino? Sierra Nevada. Y es que allí nos espera un place to be, uno que siempre hemos asociado al verano y al calor, pero que en estas fechas, cuenta con su pop-up rodeado de nieve. Bienvenidos a Beso Sierra Nevada.

Cuando se cambia la playa por la nieve

Habrás visto cientos de veces esa mítica calcomanía con una B brillante o fotos en las redes sociales con la famosa frase #Nohayveranosinbeso. Pues bien, el proyecto que crearon ya en 2012 Rafa Viar y su mujer Angie López, reconocidos empresarios del mundo de la restauración en Formentera, el primer Beso Beach, pronto empezó su expansión. Ibiza, Sitges, Mallorca o Estepona. Y este año, han cambiado las playas de arena fina y el azul del mar, por el blanco prístino de la nieve.

Para encontrarlo, tendrás que poner rumbo al hotel The Mountains, un nuevo concepto de lujo, confort y ocio, con 147 habitaciones y también el mayor spa al aire libre de Europa, con zona de piscinas termales, sauna y jacuzzi. Y ha sido allí, en plena Sierra Nevada,  la estación de esquí más meridional de Europa, donde Beso ha desembarcado para esta temporada.

Un edén a pie de pista

El plan pasa por disfrutar en este espacio, que invita a la serenidad, pero también al jolgorio marca de Beso Beach, en un lugar a pie de pistas, con unas vistas impresionantes hacia el valle.»Esta temporada Beso ha tomado la decisión de instalarse en para ofrecer una experiencia única. Ofreciendo desde una propuesta gastronómica de primerísimo nivel hasta un amplio abanico de actividades y deportes para disfrutar y ser el après-ski que no querrás perderte en Sierra Nevada», explican.

Y es precisamente en ese momento, en el que ya va terminando el día, en el que Beso Sierra Nevada ofrecerá más planazos si cabe, como su sunset, el punto de encuentro clave para todos aquellos que quieren alargar su jornada hasta la noche junto a las mejores vistas.

Y un paraíso gastronómico

Los amantes de la buena mesa, saben que Beso es una apuesta segura. Aun siendo un destino donde pasarlo bien, la gastronomía se cuida al 100%. Rafa es vasco y Angie, catalana, por lo que la cocina de Beso Beach es un reflejo de la personalidad de ambos, una propuesta a medio camino entre la cocina vasca y la mediterránea.

La materia prima es de calidad y con ella preparan platos ya signature del espacio como una smash burger de buey para los amantes del buen sabor de la carne, callos a la madrileña o un suculento arroz Meloso de bogavante. Todos ellos perfectos para reponer fuerzas tras una jornada de esquí.

Hay más. Porque el restaurante de la planta baja se ha concebido como si fuese un speak easy, al que se accede por una escalera de incendios que nos lleva hasta la coctelería, en la que también se puede tomar una copa, cenar o bailar hasta entrada la madrugada. Si vas esta Semana Santa por Sierra Nevada, ¿ya sabes dónde reservar? En Beso, por supuesto, porque ha llegado la hora de acuñar aquello de #Nohayinviernosinbeso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.