Dicen los expertos que el olfato es el sentido que mejor activa la memoria y que nuestro cerebro puede almacenar y diferenciar hasta 10.000 olores. Cuando percibimos un aroma nuestra mente realiza una búsqueda automática en su “registro” para asociarlo a un recuerdo.
En las relaciones amorosas el olfato es crucial. Es el sentido que se encarga de recibir los olores, interpretarlos y procesarlos. Las partículas de aroma que se desprenden de los perfumes flotan hasta entrar en nuestra nariz, allí son “traducidas” por el sistema olfativo y transportadas por nuestras células y nervios hasta llegar al cerebro que no tarda en dar una rápida respuesta emocional. Así lo detalla la Doctora en psicología, Almudena Martorell: “El amor huele, la explicación científica es la siguiente: la amígdala, que es la parte del cerebro más central y más primitiva es la encargada de regular nuestro sentido del olfato, nuestras emociones y sexualidad, es el receptora de nuestras hormonas sexuales, con lo cual en el mismo sitio del cerebro están el olfato, las emociones y nuestra respuesta sexual.Por suerte, no se ha aislado aún la fórmula de la feromona, con lo cual, los perfumes no controlan al cien por cien nuestra respuesta, pero por supuesto, algo ayudan”.
El olfato, una vía rápida que llega al corazón
Más allá de las relaciones amorosas, el perfume, por su capacidad directa de emocionar es muy valorado como distintivo de marca.
Hay firmas de moda que tienen patentado el aroma de sus tiendas y marcas de coche que guardan como gran secreto de empresa los componentes de la fragancia interior de sus vehículos. Existe, así mismo, un perfume “Macbook Pro”, creado por Apple, para aromatizar sus establecimientos, inspirado en el olor del mencionado dispositivo recién sacado de su embalaje, y desde los laboratorios más innovadores se trabaja en nuevas creaciones a partir del ADN de algunas estrellas de la música o el cine. Carolina Castillo, Directora General de Giorgo Armani Perfumes nos desvela una intimidad de la casa:
Los aromas son potenciadores de la atracción sexual
Nos perfumamos porque el aroma es una de las principales armas de seducción. Por eso los perfumistas elaboran sus fragancias con notas atrayentes.
Los perfumes más vendidos son aquellos que seducen y ejercen de representantes de nuestra personalidad. Hay fragancias, como la de Polo Red, de Ralph Lauren que a avivan la pasión gracias a ingredientes específicamente afrodisiacos como el azafrán rojo, las maderas de cedro rojas o el pomelo rojo. En el caso del perfume Loverdose de Diesel, los perfumistas utilizaron moléculas que estimulan el hipotálamo, la parte del cerebro responsable de la atracción y la lujuria, para crear una poderosa poción de amor.
Otro ejemplo de creación hecha para seducir es SÍ, de Giorgio Armani perfumes, obra de la nariz Christine Nagel con notas de chipre, crema de cassis y madera rubia de sándalo y fresia y rosa de mayo, entre otros componentes de marcado carácter sensual.

El envase también enamora
Junto a la fragancia, el diseño del envase juega un papel vital para reafirmar la intención seductora del perfume. Entre los más exitosos destacan los frascos tintados en tonos rojos o rosas y los de inconfundible gesto amoroso. En el caso de los más juveniles se apuesta por la pasión más agresiva, entre los más llamativos destaca un corazón traspasado por una daga, y una granada a la que se le quita el seguro para que explote el gran amor. Vistos en conjunto o por separado, algunos frascos de perfume alcanzan la categoría de obra de arte. Se trata de pequeñas joyas llenas de amor.
San Valentín, fecha clave para la venta de perfumes
El día de los enamorados se disparan las ventas de perfumes, flores y chocolates. En el caso de las fragancias, la romántica jornada es aprovechada por algunas marcas para poner en marcha originales acciones. Durante todo el mes de febrero, un singular cupido sorprenderá a los viajeros de la linea Circular de Metro de Madrid, Teresa Imaz Directora de Marketing de Cacharel detalla la acción (vídeo).