Andrián Lastra se ha curtido en nuestros escenarios musical tras musical. Ahora, nos sorprende encarnando al tartamudo Bertie en una adaptación teatral de “El discurso del Rey” que no dejará indiferente a nadie.
David Seidler escribió, en la década de los 80, esta historia de superación en la que cuenta la relación del rey Jorge VI de Inglaterra, tartamudo desde su niñez, con su logopeda. Una historia que el propio Seidler tuvo que ocultar hasta la muerte de Isabel Bowes-Lyon, la viuda del rey. Primero fue película y ahora, se estrena esta adaptación teatral en el Teatro Español [del 29 de mayo al 28 de junio].
Por María Ares @meriaresc
¿Cómo es adaptar una película que ha ganado 4 Oscars? 
Intento olvidarme de lo que ha conseguido la película, aunque estemos haciendo una versión teatral de la misma, porque sino me meto demasiada presión. Lo afronto con la responsabilidad de hacer teatro por primera vez -durante años he hecho muchos musicales- y también, para mi es más la responsabilidad actuar en el Teatro Español, el templo del teatro por excelencia en nuestro país, que la repercusión que haya podido tener la película.
Entonces, ¿encontraremos notables diferencias entre ambas versiones? 
La historia y el autor son los mismos, pero nuestra versión teatral es un poquito más dura que la película. También cambian los perfiles de los personajes, principalmente el mío, Jorge VI, ya que yo no tengo la misma edad ni el físico del actor que lo interpreta, pero tal vez me acerco más al real.
Tampoco tenemos calles, ni localizaciones, ni palacios… sino que la propuesta de la directora es bastante “shakespeariana” en el sentido de que no hay escenografía, solo jugamos con espacios escénicos, cambios de luces, etc.
¿Te gustaría que Seidler llegara a ver vuestra adaptación? 
¡Eso sería un orgullo! Yo me pondría atacado de los nervios… pero sería fantástico que él pudiera venir a ver alguna función. Aunque el regalo principal es que esto funcione, que el público venga y que les guste la historia de superación que tiene Jorge VI.
El fin de ‘El discurso del Rey’ es transmitir el poder de la voz y de la palabra, ¿crees que se logra? 
Creo que si. Lo más importante que tenemos las personas es la voz, el habla, nuestro instrumento para comunicarnos. Y es algo que no valoramos lo suficiente hasta que no lo tenemos. Por ejemplo, las personas que son tartamudas como Bertie, por la sociedad absurda en la que vivimos, muchas veces se sienten discriminadas porque su forma de comunicarse no es la comunmente aceptada.
adrian lastraHSM
¿Cómo has trabajado esa parte de tu personaje? 
Creía que me costaría más lograr que esa tartamudez pareciese real, porque es muy fácil que se vaya hacia la comedia. Pero la verdad es que cuando entro en el personaje, llego a sentir la desesperación real por no poder expresarme como me gustaría.
Has nacido en Vallecas. ¿Qué es lo que más te gusta de Madrid? 
Lo que más me gusta de Madrid es caminar con la cabeza bien alta, algo que no solemos hacer aquí, y admirar los edificios y la arquitectura que hay por encima de mi cabeza.