El lugar puede ser el mejor de Madrid, la decoración puede ser preciosa, la música perfecta y los participantes tener muy buena predisposición, pero si la comida que ofreces para amenizar no logra convencer los paladares, es posible que tu evento dé mucho de qué hablar por las razones equivocadas. Desde bodas, convenciones hasta eventos corporativos, cada vez son más las personas que deciden tomarse el catering un trabajo para profesionales y no como algo casero que puede ser resuelto a último minuto.

Para eventos personales como fiestas, bodas, bautizos o celebraciones familiares, la comida tiene un papel muy importante: se trata de un regalo que le haces a tus seres queridos en agradecimiento por acompañarte en este momento especial y por ende, tiene que tomar en cuenta las distintas preferencias alimenticias que haya, la temporada del año, el tipo de evento y la duración.

En el caso de que tu evento sea de corte profesional, el catering debe ir orientado más hacia ser un estimulante. La buena comida y la buena bebida son esenciales para que la receptividad de tus invitados sea más amplia; al calor de buenos platos se cierran negocios, se dan a conocer productos en un evento publicitario o se gestan nuevos proyectos con personas afines. La comida ha sido, es y será un estimulante para las buenas conversaciones y alrededor de ella es mucho más ameno cerrar negocios, dar a conocer productos

Consejos para elegir un buen catering

A la hora de elegir un buen servicio de catering, entran en juego varios factores que debes canalizar para lograr conseguir lo que deseas, siendo los primeros dos la base para que empezar a perfilar tus opciones: el tipo de evento y la hora de realización: ¿es tu boda? ¿Es un bautizo? ¿Es un evento de trabajo? Y en cuanto a la hora, ¿es por la mañana, por la tarde o por la noche? En base a esto puedes empezar a esbozar lo que necesitas y cómo conseguirlo.

Si es un evento corporativo por la mañana (una conferencia, un taller), lo ideal es organizar una un coffee break en el que se sirven cafés, tés, zumos y una variedad de bollería con pastas que cubrirá la franja horaria que necesitas. Un catering de este estilo a media mañana ayudará a crear lazos y fomentar conversaciones entre los asistentes y el resultado de tu evento puede verse magnificado por las alianzas que surjan de este. Por otro lado, si el evento es algo mucho más grande y específico como una boda en la playa, el servicio de catering se tendrá que adecuar no solo al tipo de evento sino al lugar y a la duración.

El segundo factor es la investigación previa. El mercado está lleno de profesionales que pueden orientarte sobre lo que iría o no mejor en tu evento a nivel gastronómico y existen también opciones personalizadas (completamente vegetarianas, por ejemplo) que puedes tomar en cuenta para lograr un servicio más inclusivo a nivel de preferencias alimenticias. Las opciones para contratar un catering en Madrid abundan, por lo que la investigación previa es la clave para encontrar la empresa correcta.

El tercer factor es, cómo no, el presupuesto. Aunque estamos hablando de un servicio que suele llevarse una parte importante del presupuesto, el dinero que tengas estipulado para esta parte del evento es importante para saber el alcance del servicio que puedes costear. Un coffee break, como ya lo comentábamos, es un servicio sencillo y de alto impacto, pero un catering para una conferencia internacional implica un presupuesto mucho más elevado.

En cualquier caso, este tipo de valoraciones pueden ser discutidas con los mismos profesionales del catering, que te podrán guiar por las diferentes opciones que pueden ofrecerte para ayudarte a que tu gran evento sea el éxito que deseas.