¡Atención! ¡Paren las rotativas! Vuelve el New York Seagram’s hotel y lo hace en un espacio mítico de la ciudad, el Gran Hotel Inglés. A mediados del año pasado, el que fuera el primer hotel de lujo de Madrid reabría sus puertas recuperando el brillo de sus años dorados de la mano de grupo mallorquín Hidden Away Hotels (propietario en Palma de la Posada Terra Santa) con el sello de calidad The Leading Hotels of the World (que engloba los 370 mejores hoteles del mundo) y con una renovada decoración, obra del reconocido interiorista norteamericano David Rockwell, autor de otros hoteles de lujo como el Edition de Nueva York.

Desde entonces, se ha convertido en uno de los hoteles preferidos por el público nacional e internacional más exigente y en un punto de encuentro imprescindible en el barrio de Las Letras. Ahora, en su afán por ofrecer exclusivas experiencias en torno al mundo del lujo, acogerá una nueva edición —la segunda en Madrid— de Seagram’s New York Hotel, un espacio de marca con vocación de place to be que presenta las últimas tendencias de la Gran Manzana de la mano de la genuina ginebra
americana.

Así, durante tres semanas, tanto el hall del Hotel (presidido por la coctelería LobByto) como su principal espacio gastronómico, el restaurante Lobo 8, transformarán su imagen para recrear el espíritu de la ciudad de los rascacielos y algunos de sus escenarios más icónicos y sofisticados. Del 21 de marzo hasta el 14 de abril, el Gran Hotel Inglés acogerá el pop up de Magnolia Bakery, donde será posible revivir una de las escenas más míticas de Sexo en Nueva York con sus riquísimos cupcakes, los mejores cócteles de Death & Co, disfrutar del mejor afterwork neoyorkino o lo último en la Gran Manzana para disfrutar del domingo, Bingo Brunch.

El primer pop up de Magnolia Bakery en Europa

De lunes a domingo, de 8:00 a 20:00 horas, se podrá revivir una de las escenas más míticas de Sexo en Nueva York en El primer pop up europeo de la pastelería Magnolia Bakery, convertida en todo un emblema de la ciudad gracias a su aparición en la popular serie. El espacio recreará visualmente la imagen de la tienda y estará dirigido por su propio equipo de reposteros, quienes elaborarán las especialidades de la firma como el pudin de plátano, las cookies o el cupcake de vainilla con crema pastelera rosa que volvía loca a Carrie Bradshaw.

Bingo Brunch, el plan más neoyorquino

Todos domingos, Seagram’s New York Hotel ofrece un plan de absoluta tendencia entre la sociedad neoyorquina, el Bingo Brunch, un nuevo concepto de almuerzo temprano que aúna espectáculo, cócteles y uno de nuestros juegos de azar preferidos, y que llega por primera vez a Europa de la mano de la firma y el Gran Hotel Inglés. El menú consta de cuatro platos dulces y salados (sándwich de pastrami, pancakes, etc.) y ha sido diseñado por Byron Hogan —quien fuera chef del embajador norteamericano en Madrid James Costos—, al igual que la propuesta gastronómica global que funcionará ininterrumpidamente en el pop up.

La coctelería de Death & Co.

La espectacular barra de LobByto acogerá la oferta mixológica de Death & Co., una de las coctelerías del East Village de mayor prestigio en la actualidad —forma parte de la lista World’s 50 Best Bars y ha ganado certámenes como el Best
American Cocktail Bar by Tales of the Cocktail Foundation— y que más fielmente evoca el espíritu clandestino de la Ley Seca. Abierto en 2006, su equipo ha sido responsable de la creación de algunos de los cócteles más celebrados de la última década —como por ejemplo el Oaxaca Old Fashioned, el Naked and Famous o el The Conference— y ha diseñado la carta de combinados con Seagram’s de edición limitada que se podrá disfrutar en el pop up de miércoles a sábado en horario de 17:00 a 22:00 horas.

Yllana presente The New York Show

Por otro lado, las noches de los jueves y sábados se amenizan con The New York Show, un formato de ocio diseñado por la compañía Yllana —autora de los exitosos musicales ‘Hoy no me puedo levantar’ o ‘The Hole’ y creadora de experiencias en multiespacios como Florida Retiro— e inspirado en los distintos barrios neoyorquinos. Así, es posible disfrutar de un picoteo y de la propuesta mixológica de Death & Co. a ritmo de las evocadoras bandas sonoras de Broadway, Chelsea o Harlem.