Muchos se habrán extrañado al ver las puertas cerradas del mítico restaurante El Viajero durante este verano. Todo se debe a que han dedicado el periodo estival a rehabilitar sus espacios y volver con una imagen más potente, moderna y renovada. Además, con el apoyo de Mahou, presentan una propuesta innovadora para potenciar el ambiente más bohemio del castizo barrio de La Latina. 
Sumergiéndonos en su historia, es desde 1924 cuando el singular edificio donde hoy se encuentra El Viajero se establece como centro de reunión de intelectuales con el Mercado de Hierro como referente (actual Mercado de la Cebada). Ya en los años 90, el barrio resurge hasta convertirse en uno de los recorridos de tabernas y bares más simbólicos de la capital, gracias en parte al apoyo de compañías que apostaban por la cultura y el ocio de la capital como Mahou San Miguel.
En 1995, El Viajero abre sus puertas como bar-restaurante y, 19 años más tarde, sigue posicionándose como punto de encuentro obligado para celebridades y gente de barrio, desprendiendo ese sabor auténtico que tanto caracteriza al barrio.
El Viajero presenta también su nueva oferta gastronómica basada en productos de la más alta calidad. En la planta baja y  la terraza se podrán degustar sus platos más punteros, como las jugosas mini hamburguesas, los crujientes de pollo con salsa de mostaza y miel o la mítica parrilla de deliciosas carnes uruguayas.
En la primera planta la propuesta es más heterogénea, con oferta de talleres y área de co-working para todos los emprendedores que quieran aumentar su cartera de contactos. Gracias a la variopinta oferta de cafés, tés y tartas disponibles es el escenario perfecto para una reunión de trabajo o una quedada entre colegas.
Cuando cae la noche, este espacio se convierte en uno de los lugares más especiales para cenar disfrutando de las mejores vistas a las cúpulas y palacetes del Madrid de los Austrias. Con sus diferentes espacios, El Viajero logra unificar diferentes alternativas de ocio para convertirlo en una experiencia única para todos sus consumidores.
Otra novedad para esta recién estrenada andadura es que se produce un cambio generacional en la gestión de El Viajero. A partir de ahora será Sara Aznar, hija de los antiguos propietarios, quien se encargue de dar un nuevo giro al que muchos consideran uno de los bares más recomendables de La Latina.
Sara Aznar, responsable también del espacio Manzana Mahou 330 del Palacio Santa Bárbara, comenta: “Estamos muy contentos con el apoyo que hemos recibido por parte de Mahou y por la gran acogida e interés de nuestros clientes. Con esta nueva etapa buscamos ofrecer nuevas alternativas de ocio y un enfoque gastronómico que nos siga posicionando como diferentes dentro de la amplia oferta ya existente en un barrio tan potente como La Latina. Esperamos no dejar indiferente a nadie y que todo el mundo quede tan encantado con el cambio como lo estamos nosotros”