Son muchos los viajeros que desean volver a viajar y que sueñan con poder ir a la otra punta del mundo a conocer destinos exóticos y lejanos donde explorar la naturaleza y disfrutar de paisajes sublimes. Según un estudio realizado por Booking.com, el 59%* de los viajeros españoles evitará viajar fuera del país incluso cuando se hayan eliminado las restricciones, pero esto no significa tener que renunciar a disfrutar de una escapada de ensueño.

¿La mejor opción? Gran Canaria. Dicen de ella que es una isla de cuento. Y no nos extraña. Porque una vez vives Gran Canaria, quedas prendado de la belleza de sus paisajes, la amabilidad de sus gentes y su exquisita gastronomía. Por ello, se convierte en un destino perfecto para explorarlo en profundidad y empaparse de todo lo que la isla tiene que ofrecer.

Una vez lleguemos a la isla, lo mejor es alquilar un coche. Las distancias aquí son largas y lo necesitarás para poder explorar a tu ritmo todo lo que te vamos a contar. ¿La siguiente elección? Donde quedarnos. Para ello te vamos a recomendar el Hotel Silken Saaj Las Palmas.

Ubicado en primera línea de playa, en las Alcavaneras, posee todo lo que podemos desear para unas vacaciones de ensueño. Es urbano, pero también una de las grandes opciones en cuanto a hotel playa Las Canteras. Su situación privilegiada junto al Club Náutico, cerca del centro comercial y del paseo marítimo donde se encuentran excelentes opciones de restaurantes y tiendas, lo hacen único.

Las Palmas de Gran Canaria, verano perfecto

Cuando los termómetros alcanzan máximas de récord en muchos puntos de la península, el principal destino urbano del archipiélago canario se convierte en un agradable y acogedor refugio. Así es el verano en Las Palmas de Gran Canaria. Un lugar que permite disfrutar de un sinfín de atractivos con un tiempo agradable durante todo el año y que, especialmente durante el verano, se convierte en un auténtico oasis.

Durante la estación estival, la temperatura media en Las Palmas de Gran Canaria es particularmente suave, ya que se sitúa entre los 23º y los 25º C. A esto hay que añadir que los vientos alisios, propios de estas fechas, regalan jornadas que permiten visitar la ciudad y sus museos por la mañana y, por la tarde, disfrutar del sol y la playa. Vientos responsables también de la llamada “panza de burro”, una acumulación de nubes de baja altura que actúa como manto protector actuando de pantalla solar y provocando a la vez una refrescante sensación térmica.

Todo esto sitúa a la capital grancanaria en una posición privilegiada alzándose como un destino ideal para cualquier época del año sin las grandes oscilaciones térmicas que se registran en otros puntos del planeta.

Las Palmas de Gran Canaria, ruta cinematográfica

¿Sabías que la riqueza de sus parajes, la diversidad de sus escenarios y un clima excepcional han valido a Las Palmas de Gran Canaria para ser el escenario de conocidas producciones cinematográficas? Una ciudad cultural, abierta y cosmopolita que también tiene una historia de cine con un amplio catálogo de películas que han marcado huella en el Séptimo Arte a nivel internacional, como Moby Dick, Palmeras en la Nieve o Aliados y la más reciente La estrategia del pequinés. Una urbe vibrante y seductora que puede visitarse siempre, incluso a través de la gran pantalla.

El Mercado de Vegueta y el Mercado del Pueblo

Puerto, Vegueta, Altavista y Central. Cuatro mercados que sumergen al visitante en el carácter y la cultura de Las Palmas de Gran Canaria y le envuelven en una amalgama de color y sabor. Se trata de auténticos epicentros gastronómicos donde la actividad que se cuece en ellos invita a disfrutar de la frescura y la tradición local. Lugares de compra y encuentro donde los productos kilómetro 0 invitan a cualquier paladar a un viaje experiencial alrededor de la cultura alimentaria de las Islas Canarias.

En estos mercados de abastos puede encontrarse una espectacular variedad de frutas y hortalizas de temporada, entre las que destacan, entre otras muchas, nísperos, papayas, guayabas, tunos (higos chumbos), mangos y mangas, berros, tomates en diferentes variedades, papas del país, entre ellas las variedades para arrugar o las kineguas (barbarismo asimilado en Canarias por la influencia británica para definir la variedad King Edward) o los plátanos canarios (más pequeños que la banana sudamericana, con las características pintas negras y más sabrosos). Entre los pescados, una delicada variedad con la vieja y el cherne como principales especies locales.

Las carnes son de gran calidad, con suculentas viandas con las que preparar guisos típicos como el cerdo adobado para cocinar ‘carne fiesta’, vaca para elaborar el tradicional puchero canario o la deliciosa e imprescindible pata de cerdo asada al modo canario, la carne de cabrito y el cochino negro. Y todo ello sin olvidar productos de la tierra como el popular y nutritivo gofio, los quesos artesanales y condimentos de lo más variado. Entre estos últimos destacan especialmente los mojos (rojo picante -preparado con guindillas o pimienta de cuerno y putalamadre-, y mojo verde, elaborado a base de cilantro, y más utilizado para acompañar el pescado). Y para el mojo no hay nada más típico que las pequeñas papas del país.

Después de tanto estímulo, lo mejor es regresar a tu hotel en las Palmas de Gran Canaria, reponer fuerzas y prepararte para otro día en uno de los destinos veraniegos por excelencia.

Deja un comentario