Su naturalidad, su dulzura y, sobre todo, su mirada, cautivaron al cine español. Hoy sabemos que los que apostaron por ella no se equivocaban. La joven actriz compagina el éxito de la obra de teatro La Llamada, dirigida por su hermano, Javier Ambrossi, con el rodaje de películas y series de televisión que se suceden una tras otra en su agenda. Con tan solo 26 años y más de una decena de premios a sus espaldas, Macarena García se consolida como uno de los rostros revelación de nuestro cine. Todo un ejemplo de frescura y humildad.
lallamad - elegir cartelWEB

Por María Ares (@meriaresc)

Fotos: Rubén Vega (A6 Cinema) y cortesía de La Llamada

El primer trabajo tuyo que conocemos es el musical de High School Musical, en el que participaste con 18 años. ¿Qué recuerdos tienes de esa época?

No me había planteado todavía ser actriz, de hecho, estaba estudiando psicología, así que lo viví de una manera diferente, sin presiones ni responsabilidades. Éramos 30 personas y estuvimos de gira dos años, fue divertidísimo porque me encanta cantar y bailar y viví muchas cosas nuevas. Pero todavía no sabía que quería dedicarme a la interpretación; de hecho, rechacé representantes que me llamaban en esa época porque decía “no, si yo no quiero ser actriz”.

Ahora mismo podemos verte en La Llamada todos los fines de semana. Cuando empezasteis con la obra en el hall del Teatro Lara no os imaginabais lo que vendría después ni que os llegarían a ver más de cuarenta mil personas… 

En realidad, mi hermano y Javi Calvo –directores de La Llamada– me dijeron que querían hacer una obra de dos funciones en el hall del Teatro Lara. Así me lo vendieron y así lo acepté, si me llegan a decir que íbamos a estar dos años… (risas). Surgió de algo pequeñísimo, lo ensayábamos en una sala pequeña donde mi madre y la madre de Javi Calvo nos traían la comida, nadie cobraba nada y todo era muy casero. De verdad lo hacíamos por amor al arte. Y después de las dos primeras funciones vimos que aquello era una locura, la gente no paraba de reír, de llorar, todo el mundo de pie… El dueño del teatro lo vio y desde entonces no hemos parado de hacer funciones. De verdad que es emocionante porque mi hermano trabajaba de camarero y presentando un karaoke, y con esto me ha enseñado que cuando crees en algo a muerte y lo haces de corazón, y te dejas la piel, los sueños se cumplen. Para mi, lo que han hecho es de ser muy valientes.

¿Cómo es trabajar en familia?

Mi hermano es la persona más generosa del mundo. Y no solo conmigo, con todo el equipo. Es un director apasionadísimo, él y Javi Calvo vienen todos los días a ver la obra. A la salida siempre está esperándome mi hermano con un abrazo y palabras bonitas, lo haga bien o lo haga mal. Confía ciegamente en mí. Imagínate lo que es trabajar todos los días con alguien que siente eso hacia mí. Soy muy afortunada.

LA-LLAMADA- elegir cartelWEB

Habéis estado de gira por toda España y además llevastéis la obra hasta Moscú. ¿Cómo es actuar para el público ruso? Y, ¿por qué en Rusia?

Javi Calvo interpretaba a un personaje homosexual en Física o Química y esta serie insipiró a mucha gente en Rusia, porque allí no tienen esa libertad. A través de él vinieron algunos rusos  a ver La Llamada, se pagaron sus billetes a Madrid y les encantó. En realidad, en la obra se trata también el tema de la homosexualidad y se habla de la libertad de ser lo que uno es sin importar lo que piensen. Les gustó tanto que se juntaron muchos rusos y poniendo cada uno un poquito de dinero nos llevaron a 13 personas a Moscú y alquilaron una sala un poco escondida y a oscuras, porque en realidad era todo medio clandestino. Tradujeron el libro al ruso e hicimos dos funciones. Fue muy emocionante porque gracias al lenguaje universal ellos se emocionaban, reían con nosotros… Aunque no pudieran entenderlo todo. Y al final había gente llorando, dándonos las gracias, diciendo que para ellos era como una esperanza… Fue increíblemente bonito.

¿Qué diferencia a La Llamada de otros musicales?

En realidad es un musical porque hay una banda en directo y porque cantamos, pero yo no lo definiría como un musical. Diría que es una obra de teatro, divertidísima y super bonita, en la que los personajes cantamos pero de una manera justificada y porque la música es importante para ellos. Pero la historia es más importante, a cada uno le gusta un estilo de música diferente y es que la obra habla de eso, de que todos somos diferentes, del respeto y de la libertad. Para mi gusto es emocionante hablar de cosas tan importantes de una forma divertida y loca. Sobre todo muy loca.
WEB

¿Podremos seguir viendo la La Llamada después de diciembre’

Desde luego. Después de diciembre habrá más temporadas. Esto no para mientras haya gente que quiera verlo.

Tu debut en el cine fue Blancanieves. Cuando Pablo Berger te ofreció este papel no habías visto nunca una película muda. ¿Qué fue lo más difícil a la hora de interpretar sin palabras?

El director, desde el primer momento me dijo que no me lo tomara como una película muda, nada de gestos ni de mímica, sino como si fuera mi vida normal y al estar sola no tenía que hablar. Lo preparé como los demás trabajos, viendo qué se quería contar en general y después escena por escena, qué le pasaba al personaje, qué quería conseguir… Y a partir de ahí ensayar y trabajar sobre eso sin parar.

Por este papel has recibido, entre otros premios, la Concha de Plata a Mejor Actriz (Festival de San Sebastián) y el Goya a Mejor Actriz Revelación. ¿Cuál te hizo más ilusión?

No me esperaba ninguno. Lo que pasa es que con el Goya tienes un mes para estar intranquila desde que te nominan. Pero la Concha de Plata ni siquiera sabía que podía optar a ella. De hecho, había estado en San Sebastián presentando la película y al día siguiente de venir a Madrid me llaman y me dicen que tengo que volver porque me han dado ese premio. Me acuerdo que comí con mis abuelos y con mi padre y lloré toda la comida. Además el jurado estaba formado por gente como Ricardo Darín que le he admirado toda mi vida. Fue muy especial, pero no más que el Goya. Lo más bonito del Goya fue la cantidad de gente que se alegró por mi, los mensajes que recibí diciéndome que habían llorando conmigo, que estaba pegados a la pantalla deseando que me lo dieran… No sabes cuanta gente. Fue muy especial.

 BlancanievesWEB

¿Qué significa recibir un reconocimiento como este siendo tan jóven?

Es que no sé que habría pasado si no me los hubieran dado. Igual me hubieran ofrecido los mismos trabajos o igual no. Lo que si noto es que me han llegado muchísimas propuestas y no he parado de hacer cosas que me gustan. Es como un impulso profesional y personal, porque cuando me entran las inseguridades o pienso que no valgo para esto digo ‘bueno, algo debo de valer si me han dado estos premios’.

En cuanto al futuro, este verano has estado grabando en Canarias Palmeras en la nieve. ¿Quedaremos satisfechos con esta adaptación del libro de Luz Gabás?

Creo que si. Está muy bien tratada y ojalá la gente salga satisfecha. Además está hecha por un director que trabaja muy bien con la emoción y hace que te quedes enganchada en la pantalla. Ha sido un rodaje intenso en Canarias y Colombia y la gente se lo ha currado mucho. El libro son 800 páginas y la película durará como unas dos horas, será muy intensa y la estrenaremos en diciembre de 2015.

También estás grabando la segunda temporada de B&B. ¿Nos puedes adelantar algo?

No puedo contar mucho porque todavía no sabemos cuando se estrena y porque la gente se quedó con muchas ganas de saber qué pasará. Solo diré que va a sucederle algo a un personaje clave que cambiará su vida para siempre.

A parte de B&B, en televisión te hemos visto ya en numerosas series, como Amar en Tiempos Revueltos, Luna el Misterios de Calenda, Niños Robados… ¿Cuál ha aportado más a tu carrera?

Eso es difícil porque cada personaje te aporta algo. Pero tengo un recuerdo muy especial de Amar en tiempos revueltos. Me pasé allí más de un año y formé mi segunda familia. De hecho, Nadia de Santiago, que era mi hermano en la serie, ahora es una de mis mejores amigas.  Y Chelo, mi peronaje, fue lo más bonito que he leído e interpretado nunca.
Javier de Agust’n

¿Algún sueño como actriz?

Trabajar en una película de Almodóvar con Penélope Cruz.

Ya para terminar, como el número de Diciembre es el de Navidad… ¿Nos puedes contar cómo sueles pasar las Navidades?

Muy tranquila en familia. Un día con la familia de mi madre y otro con la de mi padre. A mi me gusta mucho juntarnos, darnos regalos… La vivo con ilusión. Además le tengo especial cariño a la noche de Reyes que en mi casa mi madre y yo la seguimos viviendo de una manera mágica, todavía madrugamos y abrimos emocionadas los regalos.
Como somos una guía de Madrid y tú eres madrileña, ¿puedes contarnos qué es lo que más te gusta de la ciudad?
Me gusta mucho comer japo y el plan de ir al cine. Suelo ir a los Cines Verdi de Bravo Murillo porque me gusta ver las pelis en versión original. Y para mi ese plan es estar en paz, tener tiempo libre… Me encanta.