Bajo la filosofía ‘Low n’ Slow’, nace Jimbo, un auténtico ‘smokehouse’ que apuesta por asar con calor indirecto, lo que permite dotar a la pieza un marcado sabor ahumado. ¿Qué utilizan? Productos de alta calidad cocinados a baja temperatura y bajo la técnica de ahumar.

jimbo-smokehouse-local

Este proceso lento cuida al más mínimo detalle la técnica escogiendo con mimo los distintos tipos de leña en función del producto. Entre sus especialidades, podrás probar el Brisket macerado con especias, Pulled pork adobado con azúcar moreno y especias, Costillar de cerdo sazonado con chili en polvo y especias y untado con salsa BBQ casera y el Bocadillo de sardinas ahumadas en frío con chips de patata casera y mayonesa cítrica o las nuevas delicias de su carta: Nachos con pulled pork, Tacos de pulled pork y manzana, Tortilla de patata ahumada o una original Hamburguesa de chorizo ahumado hecho en el establecimiento con salsa mad y pepinillo.

jimbo-smokehouse-tortilla-ahumada

A todo ello, y para los más golosos, se suman dos postres, S’mores, nubes tostadas en sándwich de galleta casera y chocolate, y su ya célebre helado de donuts al que se le puede añadir diferentes siropes y toppings caseros que van cambiando según el día.

jimbo-smokehouse-helado-de-donuts

¿Y para beber? Toma nota porque podrás encontrar una extensa selección de cervezas artesanales en diez grifos diferentes que cambian periódicamente, vinos por copa (y en botella) y destilados.

Dónde: Plaza Descubridor Diego de Ordás, 4