Para conmemorar el 50 aniversario de este personaje entrañable, se ha inaugurado la exposición “una niña de 50 años” sobre la trayectoria de Mafalda, una niña que goza de todo el cariño y respeto de sus lectores por su perspicacia e ingenuidad, por la doble vara de medir de lo que dice, porque Mafalda es para muchos sinónimo de la ruptura con la censura y del saber vivir y pensar de verdad. Esta muestra que se podrá visitar hasta el 31 de mayo en el Espacio de Cultura Mira en Pozuelo de Alarcón, ha sido organizada por este Ayuntamiento con el apoyo de la sala Térmica de Málaga y, por supuesto, se quiere hacer un homenaje también a su creador, a Quino. Un dibujante que consiguió evitar las censura en Argentina durante los años 60 gracias a la doble lectura existente en lo que sus personajes hacían y decían. El ingenioso Quino, argentino de nacimiento, fue Premio de Comunicación y humanidades 2014 y es conocido como uno de los mejores humoristas gráficos de todos los tiempos.
La muestra incluye 120 tiras originales producidas entre 1964 y 1973, en este último año fue la última viñeta publicada. Esta exposición también presenta figuras a gran tamaño, paneles explicativos y carteles de este personajes tan presente en el imaginario colectivo de toda una generación y trascendiendo a su vez a una edad concreta, ya que Mafalda ha gustado a generaciones de edades muy diferentes y en la actualidad sigue emocionando a sus pequeños lectores. Además, el universo de Mafalda, por supuesto, no es solo ella (aunque gire entorno a su mundo soñador, ella es la protagonista) y por ello esta exposición cuenta también como no podía ser de otro manera las aventuras de Mafalda junto a sus amigos más reconocidos (Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito, Guille y Libertad) y sus padres que también reciben sus encontronazos. Y personajes secundarios como Don Manolo, Burocracia, la tía Paca, la madre de Libertad…
Se trata de una exposición para todos los públicos que tiene como escenario la casa de Mafalda con todas sus habitaciones. En palabras de la alcaldesa sobre la exposición: “el salón, la cocina o su cuarto nos permiten, casi, casi, estar presentes en esos debates que todos conocemos y es que es su manera de abordar asuntos como la ecología, la política o la condición femenina la que nos llevó, a muchos, a ser admiradores de Mafalda y a leer y releer esos fantásticos diálogos con sus padres y con sus compañeros”. Como muchos dicen, Mafalda es el espejo de la clase media lationamerican. Representa una juventud algo perdida que comienza a preocuparse por la humanidad, la paz en el mundo y por las más evidentes necesidades de las personas. Es la muestra de la rebeldía, desde un punto de vista infantil, contra un mundo que le parece demasiado superficial y donde se cuestiona asuntos que son de niños y a la vez son temas de gran trascendencia.
Esta exposición ya ha sido presentada en Francia, Japón y Brasil y recién viene de Málaga para presentarse aquí en la ciudad de Madrid.