Los vinos de Jerez están de plena actualidad ¿por qué? pues por varios motivos como la próxima reincorporación del cartel de Tío Pepe sobre el mítico edifico de la Plaza del Sol, por el éxito rotundo del Sherry Festival celebrado este mes de abril en el Hotel Wellington y, por supuesto, porque Jerez ha sido nombrada la Ciudad Europea del Vino 2014.
Fuera de nuestras fronteras, sin embargo, el nombre de “Sherry” no suena para nada extraño, ya que desde el siglo XII este vino ha sido exportado y apreciado en Inglaterra. Tanto es así que tras el Saqueo de Cádiz, ocurrido en 1587, Isabel I de Inglaterra lo denominó “el vino ideal”.
Son vinos de carácter, influenciados por dos climas, el Atlántico y Mediterráneo, y creados a partir de la uva Palomino. Su cría bajo flor y siguiendo el sistema de soleras o criaderas le aporta unas características y matices únicos. Reposan y cogen forma en bodegas moriscas, catedrales e incluso sacristías.
El que Jerez haya sido nombrada la Ciudad Europea del Vino 2014 ha supuesto un reconocimiento a la calidad de unos vinos milenarios cuya venta nacional ha superado a la de Reino Unido, tradicionalmente la más fuerte. Además Tío Pepe no tiene únicamente por celebrar el alumbrado de su cartel, sino también la concesión del galardón al Mejor Centro de Turismo del Vino 2014, título otorgado por la prestigiosa revista especializada británica Drinks International.
Durante los próximos meses, tiempo de ferias y romerías, no hay excusa para no iniciarse o adentrarse más en el mundo de estos vinos del Marco. Limpios como el fino o la manzanilla, netos y con cuerpo como los olorosos, o híbridos y rebosantes de aristas como son los palos cortados; lo cierto es que los hay para todos los gustos.
Texto: Victoria Bravo
Consulta también nuestras recomendaciones de vinos en la web de hsm

One Comment

  • Julen dice:

    Muy interesante el artículo. Desde luego que el vino de Jerez es un viejo compañero gastronómico que por lo que parece se está reencontrando en los últimos años con el reconocimiento a unos galones ganados añada tras añada. Y por lo que leo en este artículo es de esos productos que hacen el viaje tipo “Boomerang”,se exportan y reciben el reconocimiento anhelado para volver triunfantes a la tierra que les vio nacer.