Atelier Belge (Bretón de los Herreros, 29), en pleno corazón del madrileño barrio de Chamberí, es desde hace años uno de los estandartes de la cocina belga en España. El chef Etienne Bastaits nos presenta esta vez un menú ideado para los meses más calurosos del año, en el que vuelve a ofrecer una versión moderna de la alta cocina belga manteniendo los sabores y productos de este país con mayor proporción de estrellas Michelin del mundo.
crema_aguacate
El menú especial de verano tiene un precio de 36’80 euros – IVA incluido – y está compuesto por 7 platos que harán las delicias de quien lo tomé. Empezaremos con unos snacks y aperitivos, seguidos de una sopa de aguacate a la naranja, jamón belga y helado de almendra, sin duda una apuesta muy refrescante para esta época del año. A continuación nos ofrece un clásico de la cocina belga, los mejillones, en esta ocasión gratinados y aromatizados con bacon ahumado, albahaca, queso de cabra y tomate confitado. Damos paso luego al salmón ahumado artesanalmente en caliente, acompañado por beurre blanc a la vainilla, brócolis y patatas sarladaise, seguido de magret de pato con charlotas confitadas en vinagre balsámico, salsa de frambuesa y souffle de patatas. Para concluir, el postre es un delicioso Gaufre “Dama Blanca” con helado de vainilla y ganache de chocolate negro.
Atelier Belge Breton de los Herreros
El Atelier Belge es uno de esos rincones que nos transportan a Bélgica sin salir de Madrid, y no sólo por su oferta gastronómica que además podemos acompañar de una muy apetecible carta de cervezas – la bebida por excelencia del país europeo-, sino también por su decoración que hace referencia a ilustres personajes belgas, tanto reales como ficticios. Y es que repartidos en sus dos plantas, el Atelier Belge muestra una iconografía de lo más completa en la que se ven representados Audrey Hepburn, Julio Cortázar, Eddy Merck o el intrépido Tintín, entre otros.
En la planta baja, el Atelier Belge nos ofrece un espacio ideal para tapear y disfrutar de una buena cerveza, o en su defecto de un buen vino, mientras que en la primera planta está el comedor, donde deleitarnos por la siempre fascinante gastronomía belga.