El papel, en los restaurantes, tiene los días contados. Si ya lo tenía por el gasto que se generaba y por el ímpetu, cada vez más arraigado de reducir los residuos y ayudar así al ecosistema, ahora, en plena época de pandemia, ganan fuerza otros formatos.

Muchos restaurantes han dicho adiós a las cartas tradicionales. por lo que muchos han apostado por entregar códigos QR para que el cliente disponga de la carta a través de su smartphone. ¿Y las comandas? Los hay que han ido más allá, implantando un sistema de Tpv hostelería. Lo que a priori, puede parecer simple, también es de gran ayuda para el hostelero, porque no solo funcionan para mandar -y agilizar- las comandas a cocina, sino que estos aparatos cuentan con todo un sistema para gestionar, de manera integral, un restaurante.

Las ventajas de una un Tpv digital, frente a una libreta de comandas tradicional, son cualitativas y cuantitativas. Entran además muchos elemento en juego. ¿Cuántos platos se han vendido y cómo ha funcionado todo? De esta otra manera, puedes ver a diario cuáles son tus productos estrella, los que funcionan y no, los vinos o bebidas que más se piden…

Pero más allá de la experiencia en sala, un tpv te ayuda a poner en orden todo lo que el cliente no ve. ¿Qué hay realmente en el inventario? ¿Cómo se han recibido los productos de ciertos proveedores? ¿Y a la hora de pensar un plato nuevo? Facilitará el tener el escandallo con todos los ingredientes y cantidades, que especificados de forma digital, no podrá ser más cómodo.

¿Los líderes en este sistema? TAMUS, que cuenta con una amplia cartera de clientes en hostelería, a los que han ayudado a personalizar la gestión del local, a controlar la operativa del día a día e incluso a crecer con ello. Porque más que un sistema de comandero, permiten a través de su tecnología exclusiva tener un control real de todo lo que sucede en el local, porque no solo trabajan con restaurantes, sino con todo tipo de negocios de hostelería, desde un bar o una cafetería, hasta el formato delivery, tan en boga en estos últimos tiempos.

Hay más ventajas, porque el hecho de tener tanta experiencia en un mercado competitivo, hace que puedan ajustar al máximo sus Tarifas software restaurante, sin permanencia. Cada hostelero crea su propia tarifa y paga solo por lo que consume, desde 0€ al mes y con la suscripción del primer TPV y la primera impresora de manera gratuita.

En definitiva, con todas estas herramientas, lo que se consigue es que los restaurantes sean lo más eficientes posible a todos los niveles.

Deja un comentario