¿Qué hace la vida mejor? Los pequeños placeres. Esos donde reposan los detalles. Cuidar las cosas, el cariño por lo que está realmente bien hecho. Y disfrutar de esa elección. La de las pequeñas cosas que marcan la diferencia. Esos pequeños grandes placeres.

Y es que, en esencia, las patatas fritas son un pequeño placer. Pero si, además, se elaboran cuidando todos los detalles, eligiendo con mimo los ingredientes, buscando el toque inigualable de las Salinas d’Es Trenc de Malloca, se convierten en un pequeño gran placer… mediterráneo. De esos que se marcan en nuestra memoria: descalzarse en la arena, la brisa entre los pinos, un libro bajo el sol, un aperitivo, una siesta…

Las patatas fritas Marinas: un homenaje a esos pequeños grandes placeres mediterráneos

Crujientes y ligeras: el cuidado de los ingredientes y el proceso. Todo en el proceso de producción de las patatas fritas Marinas responde a esa misma filosofía. La elección de las mejores patatas en origen, de la variedad agria, respetando las temporadas naturales. La elaboración en sartén, siguiendo el método tradicional. Y un proceso final de centrifugado para reducir el excedente de aceite y conseguir esa textura ligera, crujiente y elegante.

La Flor de Sal d’Es Trenc: el toque que hace la diferencia.

Todo nace aquí, en las Salinas d’Es Trenc en Mallorca. Una reserva natural, declarada de especial interés paisajístico y rural, donde se forma desde hace décadas una sal marina de calidad extraordinaria, rica en oligoelementos y fruto únicamente de la evaporación natural de las aguas del Mediterráneo al compás de la brisa marina. Este es el toque que hace la diferencia a las patatas fritas Marinas. Una patata extra crujiente con un sabor salado y delicado. Ese pequeño detalle, origen de los pequeños grandes placeres.

Sabores y variedades inspiradas en la gastronomía del Mediterráneo.

Actualmente son cuatro las variedades de patatas fritas Marinas: sabores sencillos y auténticos, inspirados en el gusto y la gastronomía mediterráneos, ingredientes asociados a los pequeños grandes placeres de la vida, que nos transportan sensorialmente a momentos compartidos, sobremesas y aperitivos felices:

Flor de Sal d’Es Trenc.
Flor de Sal d’Es Trenc y aceite de oliva.
Flor de Sal d’Es Trenc, pimienta negra y vinagre balsámico.
Flor de Sal d’Es Trenc, oliva negra y anchoa.

Cuidar el medio natural: los detalles también cuentan.

Todas nuestras pequeñas decisiones marcan lo que somos. Y así, ser responsables con la naturaleza que es el origen de las salinas, del Mediterráneo, de los ingredientes que le dan sentido a Marinas, es un compromiso natural. De esta manera, las patatas fritas Marinas son las primeras en empaquetarse en envase biodegradable y 100% compostable, fabricado a partir de materiales de origen vegetal provenientes de bosques certificados (FSC® y PEFC®) y cultivos responsables.

Detrás de este pequeño gesto, hay todo un compromiso compartido con el consumidor. Los envases de los formatos familiares se pueden desechar en el contenedor de restos orgánicos, ayudando a preservar y mimar medio ambiente. Un proceso circular, que al compostarse pasará a formar parte de los nuevos cultivos que a su vez entrarán en el ciclo de los futuros films compostables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.