El chef Javier Muñoz-Calero muta su antigua neotasca Muñoca en un restaurante de cocina clásica de base francesa y catalana: Muñoca Revival, un brillante local ambientado en los años 40.  La recién estrenada propuesta combina impecables elaboraciones de platos de toda la vida con mármol, bronce y estampados geométricos.
Javier ha querido volver a sus raíces, a los grandes platos clásicos de su etapa de formación en escuelas de cocina francesas y también a su primer restaurante en Cataluña, El Pati de Ventalló donde trabajaba con productos de cercanía.
sala1-1
Por eso la elección de los platos no es casual y transmite el gusto por la buena mesa de un chef que ama cocinar, pero también comer. Todo rezuma clasicismo y “triperío” en la carta de Muñoca Revival: no faltan materias primas  como el foie, la cecina o la gamba roja de Águilas, recordando a la Murcia de sus abuelos y sus veranos. Y se borda la técnica en el ambicioso “jarrete lacado de ternera lechal con puré de patata”, uno de los platos estrella de este menú que recuerda a las mejores cocinas clásicas de España.
La originalidad de la propuesta radica en ese giro hacia lo purista que se remata con una bodega repleta de referencias clásicas y que incluye un interesante apartado de champagnes de pequeños productores. La experiencia revival, como de viaje a un restaurante de otra época, puede completarse con las delicias de su carro de quesos o con un buen puro para ser degustado en la terraza.
Todo bajo una estética muy masculina conseguida a base de sillones chester hechos a medida, un mueble bar iluminado para los licores, vidrios craquelados en las ventanas para asegurar la intimidad de los comensales, sillones con tapicerías de Gancedo y con ese look años 40 que transmiten las lámparas de latón diseñadas a medida y la preciosa barra de piedra ágata que preside la entrada.
ensaladilla
Javier Molinero, tabernero (Belaúnde, 22) y amigo de Muñoz-Calero desde hace más de 10 años es quien acompaña la experiencia en la sala secundado por un equipo de camareros intachable y vestido en concordancia con la decoración.