Hace más de 50 años en el barrio del Pilar, la familia Del Puerto abría una marisquería con el mismo nombre. La marisquería Del Puerto funcionaba a pleno rendimiento, cuando se incorporaron los tres hijos, Jesús, Jorge y Paco, al negocio familiar. Unos años después, en 1987, la familia se lanzó a la apertura de una pequeña taberna en la calle Ponzano 58. La llamaron ‘El Doble’ porque se empeñaron en tirar los mejores dobles de Madrid.

Una carta reducida de raciones calientes, pero llena de producto de calidad: conservas y mariscos reinaban a sus anchas y se combinaban a la perfección con patatas fritas crujientes y los platos de lomo recién cortado y queso.

En tres años, el éxito fue tal que dieron un paso más: la apertura de un espacio mucho más grande, esta vez en José Abascal 16, que se convirtió en el buque insignia de la familia. Allí, todavía hoy, espera una larga barra, ahora con taburetes por las circunstancias, pero sobre todo, con muchas ganas de pasárselo bien. Con la misma filosofía, la familia Del Puerto, ha llevado desde la década de los 80 un tipo de taberna ahora poco usual en la zona de Ponzano. Han resistido al paso del tiempo, a las franquicias y a los grandes grupos. En ‘El Doble’ todo es como siempre.

Y ahora es como siempre, también en digital. Las circunstancias pandémicas globales han hecho que la familia Del Puerto no se quede quieta y algo que Jesús, uno de los hermanos y el que regenta ‘El Doble’ más grande, empezó como un regalo para sus clientes, se ha convertido en una nueva vía de negocio. El Doble inaugura e-commerce con sus productos más clásicos.

En www.cerveceriaeldoble.com se podrán comprar conservas, encargar mariscos, raciones frías, y, sobre todo, habrá una estrella: el pack de aperitivo de ‘El Doble’, que busca reproducir con exactitud lo que se vive en la barra. Mejillones, navajas, berberechos, anchoas y un paquete de patatas, y listo para servir en casa.

En redes sociales se podrán seguir las novedades, conocer algo más la historia y empaparse de la esencia del Doble sin necesidad de ir.

Deja un comentario