La sopa tradicional china “chuka soba” se convirtió el pasado siglo en parte esencial del menú diario de Japón pasando a llamarse Ramen. Compuesto por diferentes bases de caldo, diferentes tipos de noodles y diferentes toppings  hacen que cada ramen sea diferente, y que cada chef lo haya adaptado a su universo local.
Su exportación a la cultura popular internacional en los 80 y 90 es ahora una tendencia en alza en ciudades como Nueva York, San Francisco o Londres. Una propuesta de comida callejera, rápida y de calidad que por fin llega a Madrid en su vertiente más auténtica.
Chuka (Echegaray, 9) llega a la capital de la mano de John Husby, Rodrigo Fonseca y Lorena Mauri; tres cocineros cosmopolitas que han trabajado en Nueva York, California, Argentina, San Sebastián o Madrid. Estos chefs beben de la cultura oriental y de su ejecución occidental habiendo pasado por templos como Momofuku, en el que John Husby trabajó mano a mano con el gran David Chang.
CHUKA - Retratos_03
Tras conocerse como profesores en Kitchen Club de Madrid, iniciaron su andadura como trío profesional con el proyecto Puntapie: Cenas Efímeras en Espacios no Fijos, una suerte de supper club itinerante que es el germen de su primer espacio propio: Chuka Ramen Bar, en el Barrio de las Letras de Madrid, con ambiente callejero y estética relajada.
Chuka basa su oferta en tres productos que definen su marca de identidad: Baos, Gyozas y Ramen. El restaurante está ubicado en pleno barrio de las Letras, en un local de unos 70 metros cuadrados con capacidad para 38 comensales. Decorado con maderas oscuras y paredes claras. El espacio está compuesto de mesas altas de metal y mesas bajas todo ello arropado por una barra donde se preparan cocteles orientales y una cocina vista que cierran la oferta de este prometedor local.
Ingredientes frescos y naturales, elaboraciones lentas y cocciones que no se someten a las prisas. El Ramen se come rápido, pero se cocina muy lento.
CHUKA - Local_01
*No se admiten reservas.