Hace unos años, el chef Saúl Sanz y su mujer, la repostera Elena Ursu, inauguraron en la zona de Conde Duque un restaurante muy personal, TreZe, que recibió numeroso elogios tanto de crítica como de clientes, gracias a la acertada conjunción entre la cocina tradicional, la vanguardia técnica y lo delicado de las presentaciones. Tras varios años en la calle San Bernardino 13 (número que da nombre al restaurante y que han querido mantener), TreZe (General Pardiñas, 36) se ha trasladado a la señorial calle General Pardiñas, en pleno barrio de Salamanca. El motivo, como explica Saúl, es contar con un local más amplio, más actual y mejor ubicado, en el que poder contar también con una zona más informal para acercar su cocina al picoteo.
Saúl Sanz y Elena Ursu_Treze restaurante (2)
Y así es el nuevo TreZe Restaurante&Bar, un espacio que cuenta con dos plantas (barra y restaurante), en el que se mantiene la misma filosofía culinaria e incluso el mismo equipo joven y dinámico (camareros incluidos), pero que amplía su oferta y diversifica su formato.
Una cocina de base tradicional pero con el toque personal de su chef, especializada en el producto de temporada, especialmente las setas y la carne de caza, regado con un toque de vanguardia, especialmente por las técnicas empleadas y la fusión sorpresiva de sabores.
Treze restaurante_sqcommunication (10)
Distintos ambientes en un mismo espacio para que todo el mundo pueda sentirse cómodo. Así, en la planta baja encontramos el bar, más informal, donde poder degustar su gastronomía en miniatura, mientras que en la primera planta está el restaurante para disfrutar de una buena cena de una forma más relajada.
Treze restaurante_sqcommunication (32)
La decoración ha sido llevada a cabo por EstudioCeroEspacio, y desde el principio el objetivo fue componer distintos ambientes, creando principalmente dos espacios completamente distintos: una zona más informal y relajada de tapeo en la planta de abajo y un pequeño restaurante tranquilo y acogedor en la planta de arriba.
En la zona de abajo destaca una estética industrial, utilizando materiales como la madera, el hierro, el ladrillo… Con colores corporativos como el amarillo, el uso de escaleras en la decoración de las paredes, espejos… todo un mundo relacionado con el número 13.
La planta de arriba es un mundo aparte, donde encontramos tonos neutros, blancos y grises combinados con toques de rojo. Un espacio algo más serio pero no por esto menos original. De esta zona podríamos destacar las lámparas-macetero con plantas colgadas boca abajo o el enorme gato dibujado con saleros de verdad en la pared.
Treze restaurante_sqcommunication (22)
La cocina de TreZe se basa en materias primas frescas y sencillas, destacando su maestría con la cocina de caza y las diferentes variedades de setas. Un restaurante con cocina de mercado tradicional renovada y con una calidad-precio excelente. Y un bar donde picotear delicias de manera más informal, como buñuelos de bacalao con alioli, las originales ensaladillas Elena vs Saúl o la coca de roast beef con aliño de chiles.
Al frente del equipo se encuentra Saúl Sanz, formado bajo las órdenes de Andrés Madrigal y César Martín en las cocinas de El Escolástico, Terrabacus, Balzac, Xentes y Espacio 33 entre otros. Y para el momento más dulce, Elena nos ofrece una variedad de postres que se caracterizan por su sofisticación y su sorprendente mezcla de ingredientes.
Ravioli de conejo de monte guisado con setas de temporada1_Treze_sqcommunication_Agencia de comunicación (1)
Lomo de jabalí con manzana especiada, setas y picada de avellanas5_treze_sqcommunication_Agencia de comunicación
Treze cuenta con un menú diario de lunes a viernes (13 euros)
Huevo a baja temperatura con setas de temporada3_treze_sqcommunication_Agencia de comunicación (1)
En cuanto a los vinos, la diferenciación de ambientes se traslada también a la Carta. Si en la zona de bar cuentan con 10 vinos por copas y por botellas de diferentes denominaciones de origen, en el restaurante suman más de 50 referencias. Una cuidada carta de vinos seleccionada por el sumiller y enólogo Daniel Roset.
De la selección de vinos blancos nacionales destacan Belondrade y Lurton y L´equilibrista blanc, y de vinos tintos Alión. Con ellos conviven una amplia gama de vinos internacionales como por ejemplo el vino blanco Breuer Rudesheim, o el tinto Oliver Gard Hutes Cotes d Nuits, vinos rosados como La Rosa 2011 y copas de vino dulce, como Oporto Tawny Dee. Si prefieres disfrutar de un cava o champagne, una buena apuesta es Claude Cazals Carte d´Or Grand Cru Le Mesnil.